lunes, 30 de noviembre de 2009

Entrega de premios del Certamen "Publio Hurtado"

El jueves, 3 de diciembre a las 19,30 horas, se entregarán los premios del I Certamen de Investigación Cultural "Publio Hurtado", convocado por la Asociación "Adaegina" Amigos del Museo de Cácere gracias al patrocinio de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Extremadura. La entrega de los premios se verificará en el Salón de Actos del Museo de Cáceres, siendo la asistencia libre y gratuita. Como se anunció en este blog, los trabajos galardonados han sido los siguientes: Primer premio, “Bienes culturales intangibles del Campo Arañuelo. Tradición oral, rituales festivos y ciclo vital” de Dña. María Jacinta Sánchez Marcos. Segundo premio, “Las fiestas de Coria, siglo XVII. Representación y mentalidad” de D. César Rina Simón. Tercer premio, “Arquitectura rural en la comarca de Llerena. Un Patrimonio Etnológico por descubrir” de D. José Maldonado Escribano.

viernes, 27 de noviembre de 2009

La Pieza del mes. Diciembre de 2009


Cartilla del método “Rayas”

Editorial Sánchez Rodrigo. Plasencia, 1964

Papel impreso


El método Rayas de lectura y escritura supuso una auténtica revolución pedagógica al abordar de forma simultánea ambos aprendizajes, algo que nunca antes había sido ensayado.

Los métodos de enseñanza de los siglos XVIII y XIX establecían primeramente el aprendizaje de la lectura, mediante el Catón, para pasar posteriormente a la escritura sólo cuando los escolares ya sabían leer, basándose ésta en el uso de los conocidos palotes. Se aconsejaba incluso que hubiera dos aulas separadas para cada grupo de alumnos con actividades bien diferenciadas.


El creador del nuevo método fue el maestro natural de Serradilla (Cáceres) Ángel Rodríguez Álvarez, (1877-1962), cuyo hermano Raimundo era también maestro de escuela y además le costeó los estudios. Ángel Rodríguez estudió en la Escuela Normal de Cáceres y ejerció en Canarias, Granada, San Sebastián y finalmente Cáceres; fue presidente de la Asociación del Magisterio Cacereño y director del periódico profesional Magisterio Cacereño.


El nombre del método vino de la consideración de las rayas trazadas sobre el papel como el elemento primario con que se forman las letras, con éstas se hacen las palabras, y las palabras escritas representan las habladas, los pensamientos; por consiguiente, en palabras del creador, “los pensamientos pueden representarse por medio de rayas”.

Para Ángel Rodríguez, el aprendizaje debía ser para el niño como un juego, fomentando su curiosidad y huyendo del memorismo; de este modo el maestro se convertía en encauzador de esas inquietudes infantiles. Con estas pautas, creó el método entre 1904 y 1905, haciéndose cargo de la publicación su paisano Agustín Sánchez Rodrigo, quien tras las dos primeras ediciones encargadas a otros impresores, montó en Serradilla una imprenta para realizar las sucesivas tiradas del método. Tras unos inicios difíciles, marcados por la necesidad de dar a conocer la novedad, fueron llegando los reconocimientos oficiales y profesionales tanto de España como de los países hispanoamericanos, siendo aprobado como libro de texto oficial en 1934.


Tras la guerra civil, la imprenta fue trasladada a Plasencia, para dar un mejor servicio a los abundantes pedidos, pasando progresivamente de los 470.000 ejemplares distribuidos en 1936 a los más de dos millones que se imprimieron en 1963. Según recoge Jesús Barbero Mateos, en 1975, año de su retirada, se vendió el ejemplar número cuarenta millones, siendo el método con que aprendieron a leer y escribir millones de niños españoles y americanos.


El método estaba formado por tres cartillas de lectoescritura y tres libritos de enseñanza básica. En esta ocasión, se expone un ejemplar de la Cartilla Segunda impreso en 1964, distribuido por la Librería Papelería “San Miguel” de Garrovillas y adquirido por el Museo en 2009 en el comercio de antigüedades.

viernes, 20 de noviembre de 2009

¿Fue mezquita antes que aljibe?


El aljibe del Museo de Cáceres pudo ser la Mezquita Mayor de la capital cacereña hasta la llegada de los almohades, según se desprende del estudio realizado por los arqueólogos Víctor Gibello y María Teresa Cabezas, de la empresa Arqveocheck, por encargo del Ministerio de Cultura, como parte de las actuaciones que se llevan a cabo para la reforma de los edificios del Museo.

Estas conclusiones fueron expuestas en la conferencia celebrada el pasado 19 de Noviembre en el Salón de Actos del Museo; se ha llegado hasta ellas tras un completo estudio del aljibe en el que se ha hecho una exhaustiva lectura de paramentos combinada con el uso de modernas tecnologías como el georradar y métodos de análisis de laboratorio.

Entre los argumentos citados por los arqueólogos, se encuentra la orientación del edificio hacia el sureste, como solían construirse las mezquitas andalusíes en época omeya y taifa, la constatación de sucesivas reformas en la estructura tendentes a adaptarla a su uso hidráulico y, sobre todo, la presencia de restos de decoración en relieve de cal en los muros, algo que no tendría sentido si la construcción hubiera sido ideada originalmente como depósito de agua.


Así mismo, la presencia de pigmentos en el intradós de los arcos y la detección de algún vano de entrada posteriormente amortizado, vienen a apoyar esta interesante hipótesis que deberá ser contrastada con estudios posteriores que se llevarán a cabo en el curso de las obras de reforma. Según las conclusiones
, los almohades pudieron cambiar el uso de la mezquita como parte de sus trabajos de fortificación de la ciudad, abandonando su uso religioso a causa de su orientación al sureste que ellos no aceptaban, cambiando la cubierta original de madera por las bóvedas actuales y tapiando las entradas a ras de suelo para favorecer el llenado de agua.

lunes, 16 de noviembre de 2009

Fallado el I Certamen de Investigación "Publio Hurtado"


“Bienes culturales intangibles del Campo Arañuelo. Tradición oral, rituales festivos y ciclo vital” de María Jacinta Sánchez Marcos, es el trabajo ganador del I Certamen de Investigación Cultural “Publio Hurtado”, convocado por la Asociación “Adaegina” Amigos del Museo de Cáceres. Ha sido elegido por unanimidad por el Jurado constituido a tal efecto, y formado por Demetrio González Núñez, Presidente de “Adaegina”, Javier Marcos Arévalo y Sebastián Díaz Iglesias, profesores de Antropología Social de la Universidad de Extremadura, Juan M. Valadés Sierra, Director del Museo de Cáceres e Ismael Sánchez Expósito, Antropólogo de la Oficina de Patrimonio Etnológico de la Junta de Extremadura, actuando como Secretario Manuel Grisalvo Rosado.

El premio está dotado con dos mil euros y ha recaído en un trabajo del que el jurado ha valorado especialmente lo novedoso del tema escogido, algo tan poco trabajado aún y tan necesario como es el Patrimonio intangible, en una comarca extremeña de la que precisamente no abunda la bibliografía etnográfica; además, se ha tenido en cuenta lo riguroso y exhaustivo de la investigación, tanto en su vertiente documental y bibliográfica como en el trabajo de campo, y todo ello sustentado en un completo enfoque teórico y metodológico que hacen del trabajo premiado una obra básica para el conocimiento del acervo cultural del Campo Arañuelo.


Así mismo, el Segundo premio, dotado con mil euros, ha sido otorgado al estudio titulado “Las fiestas de Coria en el siglo XVII. Representaciones y mentalidad”, de César Rina Simón, una interesante aproximación a la tipología del calendario festivo cauriense durante el Siglo de Oro, y el tercero, premiado con quinientos euros, ha correspondido a José Maldonado Escribano por su trabajo “Arquitectura rural en la comarca de Llerena. Un Patrimonio Etnológico por descubrir”, en el que combina la investigación histórica con el conocimiento directo del estado actual de los cortijos dispersos en el ámbito rural de la Campiña Sur de la provincia de Badajoz.


El I Certamen de Investigación Cultural “Publio Hurtado” fue convocado el pasado mes de Julio por la Asociación “Adaegina” Amigos del Museo de Cáceres con el objetivo de fomentar la investigación sobre el Patrimonio Etnológico de Extremadura, como homenaje a quien fuera director de la Revista de Extremadura y presidente de la Comisión Provincial de Monumentos Históricos y Artísticos de Cáceres, y ha contado con la subvención de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Extremadura.


La entrega de los premios se verificará en un acto público que se celebrará el próximo jueves, 3 de diciembre, a las 19,30 horas en el Salón de Actos del Museo de Cáceres. La asistencia al acto es libre y gratuita.

martes, 10 de noviembre de 2009

Conferencia sobre el Aljibe del Museo


Continúa el XIII Ciclo de Conferencias

Jueves, 19 de Noviembre de 2009, a las 19,30 horas

Conferencia
"Nuevos datos arqueológicos sobre el aljibe de la
Casa de las Veletas"

Por D. Víctor Gibello y Dña. María Teresa Cabezas, arqueólogos

Salón de Actos del Museo
Entrada libre hasta completar aforo

Adjudicada la reforma del Museo

Publicado en el diario "Hoy" de Cáceres, el 9 de Noviembre de 2009:

Se adjudica la redacción del proyecto a un estudio de Burgos por 552.000 euros y el inicio de los trabajos se prevé para 2010


Al concurso del proyecto se han presentado seis empresas


A la decimocuarta va la vencida. Tanto tiempo, 14 años, ha sido necesario esperara para que, por fin, se haga realidad la tercera gran reforma del Museo de Cáceres. Hay presupuesto, hay dinero contante y sonante y hay ya concurso adjudicado para elaborar el proyecto. Se presentaron seis empresas y el Ministerio de Cultura acaba de decidir, el pasado día 4, la adjudicación del mismo al estudio de arquitectura de Andrés Celis Martínez, de Burgos, el mismo que ha diseñado la nueva Biblioteca Pública de esa cuidad. Es el primer paso. El siguiente será convocar otro concurso para elegir una empresa constructora que lleve a cabo el proyecto que comenzará a ser redactado en breve. Tardará un año en ser elaborado y después es el momento de la adjudicación de las obras, que podrían comenzar a finales de 2010.

En la propia convocatoria del concurso del proyecto, que fue publicado en los boletines oficiales el pasado mes de junio, se habla de casi tres años para hacer la que será la tercera gran reforma del Museo de Cáceres. La primera, como se recordará, consistió en la incorporación de la Casa de los Caballos al Museo, que hasta ese momento, el año 1992, sólo contaba con la Casa de las Veletas. Después hubo una segunda reforma, con la unión de los dos edificios y el acondicionamiento interior del jardín.

Y esta tercera reforma integral, que será la definitiva para modernizar el museo, lleva 13 años contemplada en los planes del Ministerio de Cultura de los últimos gobiernos, tanto del PSOE como luego del PP y ahora otra vez del PSOE. Todos los años aparecía en los presupuestos generales del Estado una partida, más o menos significativa para arrancar, pero nunca llegaba ese momento.

Ahora sí. Ha habido concurso y adjudicación del proyecto. Además, hay más dinero que nunca en los presupuestos del Estado. Como ha informado este periódico son 11,4 millones de euros los que se han fijado como coste total de la reforma, de los cuales 510.000 se corresponden con el ejercicio de 2010. En este año 2009 había 1,2 millones, pero no se han ejecutado todavía.

De momento, el concurso para adjudicar el proyecto técnico se convocó con un precio de salida de 600.000 euros y se ha adjudicado por 552.000. Para los siguientes ejercicios de 2011, 2012 y 2013 hay más partidas hasta completar, en total, los 11,4 millones de euros. Es una cantidad significativamente más alta de la que se venía contando hasta ahora, cifrada en algo más de ocho millones de euros. Incluso antes, en el año 2003, el presupuesto total se estimó en tres millones de euros. Ahora hay cuatro veces más. De todas manera, hay que tener en cuenta que han pasado los años y se ha tenido que modificar al alza.

La reforma prevista se centrará, sobre todo, en el edificio de la Casa de las Veletas ya que el de la Casa de los Caballos está mejor dotado y acondicionado, aunque también se harán en él algunos retoques y actualizaciones.

Pero, sobre todo, lo que se necesita es la reforma de la Casa de las Veletas y es donde más se notará el cambio: se hará una distribución más útil de espacios, un sistema de exhibición de obras más actualizado. Una parte importante de la obra se ocupará de la climatización del edificio, ahora inexistente. Se intenta, pues, ganar en confort para sacar más provecho al patrimonio que hay dentro para su exhibición.

Parte importante del proyecto será la accesibilidad, de tal manera que una persona con movilidad reducida pueda desplazarse por todas las plantas del edifico incluso pueda acceder al aljibe para visitarlo. Es posible, pues, que se opte por instalar un ascensor, aunque habrá que ver dónde.

Se trata de un proyecto de doble intervención: arquitectónico y de musealización. Por eso, aparte de climatización, cambios de suelos y otras reformas, como las de accesibilidad para discapacitados, también se contemplan actuaciones que tienen que ver con redistribución de espacios y modernización de los elementos para las exposiciones de piezas: vitrinas, iluminación, pantallas táctiles, audiovisuales, nuevo mobiliario, etcétera.

El director del Museo, Juan Valadés, reconoce que cualquier persona que visita ahora las instalaciones y salas aprecia que hay mucho de obsoleto, de un montaje de hace treinta años. De hecho, desde hace tres décadas apenas se ha hecho nada en la parte de la Casa de las Veletas y todo parece como no adaptado a los tiempos.


Nuevo museo

La reforma, pues, supondrá el surgimiento de un nuevo museo, una nueva dotación, moderna y adaptada a los nuevos tiempos. «Hay muchas piezas que hasta ahora no han podido pasar a la exposición permanente porque no encajaban en el discurso que tenemos ahora mismo o porque necesitaban una restauración», reconoció Juan Valadés a este periódico el pasado mes de julio. Las obras también incluyen algunos otros cambios, como la remodelación de la tienda del museo, actualmente relegada a un pequeño rincón, o la habilitación de salas para actividades extraordinarias. También cabe señalar que otra consecuencia positiva de este proyecto es que el nuevo museo resultante contará con más personal de sala, para poder abrir de forma completa todas las tardes.

El Museo de Cáceres es del Ministerio de Cultura, aunque lo gestiona la Junta de Extremadura desde 1989. Consta de dos edificios históricos: la Casa de las Veletas, donde están las secciones de arqueología y etnográfica, y la Casa de los Caballos, que acoge la sección de Bellas Artes, abierta desde 1992.

El Museo se inaugura en 1933. Precisamente el pasado año cumplió el 75 aniversario. Primero estaba de alquiler y después el Estado adquiere el inmueble de la Casa de las Veletas, y realizó varias rehabilitaciones, en 1971 y en 1976, pero desde entonces no se ha hecho nada. De ahí, la importancia de esta gran reforma.


miércoles, 4 de noviembre de 2009

La Pieza del mes. Noviembre de 2009


Amuleto en forma de mono

Piedra

Torre de Don Miguel

Siglos V - IV a. C.


Desde la Antigüedad los humanos han sentido la necesidad de protegerse de los poderes ocultos y males de causas desconocidas. Las creencias en un mundo mágico estaban admitidas como parte de la vida cotidiana. Los amuletos se encontraban entre los remedios para curar enfermedades, prevenirlas o protegerse de las influencias malignas, lo que aún hoy en día llamamos mal de ojo; la medicina egipcia recomendaba los amuletos para defender a mujeres y niños.

Los escarabeos y amuletos son algunas de las piezas de tipología egipcia que con mayor frecuencia aparecen en los yacimientos fenicio-púnicos de la Península Ibérica; son un notable ejemplo de la influencia y prestigio que el mundo egipcio tenía en toda Antigüedad, y en especial la influencia de la magia egipcia en el mundo fenicio-púnico, el cual la adoptará y difundirá por todo el Mediterráneo. Son piezas que han ejercido a lo largo de la Historia un gran poder de atracción sobre la gente debido a su belleza, a sus propiedades mágicas, o simplemente a su carácter de objetos exóticos, lo cual llevó a su exportación desde su origen, Egipto, y a su dispersión, de la mano de los fenicios y posteriormente de los cartagineses, por todo el Mediterráneo. La gran demanda que había de escarabeos y amuletos llevó a la fabricación de copias en talleres fuera de Egipto, como la pieza que presentamos aquí.

Es un amuleto de piedra marrón con vetas amarillas que mide 3,6 cm. de altura, 1,4 cm. de anchura y 1,9 cm. de grosor. Representa un mono muy esquematizado, sentado sobre las patas traseras encogidas junto al cuerpo y apoyando las patas delanteras en sus rodillas. En la cabeza los rasgos están mejor definidos, distinguiéndose claramente las orejas, los dos pequeños ojos casi esféricos, las cejas, el hocico con la nariz y una boca ancha. El espacio entre las extremidades y el cuerpo aparece taladrado circularmente por donde originalmente se introduciría un hilo de oro o plata para formar un colgante. La base presenta igualmente un taladro semicircular.

En Egipto este tipo de figurita de mono fue utilizado como amuleto desde la dinastía VI hasta la XXX; el mono fue uno de los animales domésticos preferidos por los egipcios, importado de Nubia, aparece en numerosas escenas murales que recogen distintos aspectos de la vida cotidiana familiar. Han sido hallados monos momificados entre los objetos que integran los ajuares funerarios y a menudo se utilizó su imagen como ornamento en mobiliario y en piezas de tocador. En cuanto al poder protector atribuido al mono representado en amuletos, solo contamos con la información del supuesto poder de los excrementos de este animal contra cualquier tipo de magia.

Esta pieza, bien sea un amuleto, o bien sea un objeto de tocador o de adorno, probablemente sea pseudoegipcia, de manufactura púnica y fechable entre los siglos V y IV a. C. Ingresó en el Museo como donación de Daniel de Cáceres en los años 40 del siglo pasado.

Celebradas las Jornadas sobre la Diáspora

Durante los días 28, 29 y 30 de octubre pasados, se celebraron en el Salón de Actos del Museo de Cáceres las Jornadas "Diáspora. Medio siglo de migraciones en Extremadura, 1959-2009". Al encuentro han asistido como ponentes profesores de la Universidad de Extremadura como Gonzalo Barrientos o Artemio Baigorri; junto a ellos, expertos en el tema de la emigración extremeña entre los que se cuentan Moisés Cayetano, Juan Valadés, Jesús Barbero y Remedios Cuesta. El día 29 se presentó el libro de Geertje van Os "Me vine con una maleta de cartón y madera", participando la autora, el traductor, Johan Pouwels y Miguel Angel Luengo, extremeño residente en Eindhoven (Holanda) y colaborador fundamental en la obra. Por otro lado, el viernes estuvo dedicado a presentar la realidad de la inmigración en Extremadura, con la participación de Jesús Moreno, Domingo Barbolla y Rachid el Quaroui; todas las intervenciones se complementaron con el diálogo con inmigrantes extranjeros y con extremeños retornados de Holanda. Las intervenciones se completaron con la proyección de los videos "Historias de emigrantes" de TVE y "Del chozo a la chabola", elaborado expresamente para las jornadas por Pablo Muñoz Regadera. Así mismo, las jornadas estuvieron acompañadas por el ciclo "Cine e inmigración" organizado por la Filmoteca de Extremadura, en el que se proyectaron los filmes "Last resort" y "Retorno a Hansala". Las jornadas han sido seguidas por una veintena de personas, que probablemente hubieran sido más si los dos periódicos de la ciudad de Cáceres hubieran dedicado algún espacio a la actividad, la cual se ha ignorado probablemente por abordar un asunto todavía "incómodo" para muchos.
video